Sargazo en México: Lo bueno, lo malo y lo feo.

Sargazo en México: Lo bueno, lo malo y lo feo.
12 agosto, 2020 Andrea Bonilla Brunner
In Notas

Desde el año 2011 la desmesurada afluencia de sargazo en más de 19 países del Mar Caribe incluido México, ha empeorado las condiciones químicas del mar, dañando arrecifes de coral, acelerando la erosión de las playas, varando tortugas y asfixiando las praderas de pastos marinos que albergan un sinnúmero de especies de peces y crustáceos, entre otras. Esta afectación a los ecosistemas costeros ha traído consigo problemas en el sector turístico, pesquero y en general una tragedia a la biodiversidad local.

 

 

¿Qué es el sargazo?

El sargazo es una macroalga café del género Sargassum. Este género cuenta con más de  350 especies a alrededor del mundo, cuya gran mayoría crecen ancladas al fondo del mar, con la excepción de las dos especies que llegande manera masiva al Mar Caribe: Sargassum natans y Sargassum fluitans, las cuales nacen, crecen y se reproducen flotando en el mar.

 

Lo malo

¿Por qué este aumento en la afluencia del sargazo?

 

En realidad no se tiene muy claro el por qué tan repentino de los arribazones de estas masas gigantes de sargazo, pero se han estudiado factores como el aumento de la temperatura del mar, el aumento de las concentraciones de los nutrientes tanto en medio del Océano Atlántico como dentro del Mar Caribe, hasta la posible influencia del polvo del desierto de Sahara.

  • El cambio climático ha generado un incremento en las temperaturas de la superficie del mar. En el año 2018 por ejemplo, la temperatura superficial del océano llegó a un incremento de 0.8 ºC.
  • Otro factor que puede afectar el crecimiento del sargazo son los grandes flujos de nutrientes de los fertilizantes agrícolas que escurren hacia ríos y lagos y finalmente alcanzan el océano, considerando la influencia de los caudales de ríos los Amazonas, Orinoco y Congo. Especialmente los fertilizantes a base de nitrógeno y fósforo fomentan el crecimiento de las algas en cuerpos de agua.
  • Los niveles más altos de dióxido de carbono (CO2) pueden estimular el crecimiento de macroalgas, ya que el sargazo, como las plantas en tierra transforman el CO2 en biomasa viva a través de la fotosíntesis.
  • Otra posible razón es que los patrones de circulación oceánica se podrían alterar por las temperaturas cálidas más al norte, arrastrando sargazo al Mar Caribe.

 

¿Qué tan grande es el problema?

 

El cinturón de sargazo o mar de sargazo lleva ese nombre por la gran extension de tapetes flotantes de algas reportadas por primera vez por Cristóbal Colón en el siglo XV.

Este mar del sargazo se encuentra en el Océano Atlántico y se extiende a 5,500 millas desde África occidental hasta el Golfo de México. Hoy en día mar del sargazo se ha observado a través de imágenes satelitales que mostraron un récord en el año 2018, con un cálculo de aproximadamente 20 millones de toneladas en el Oc. Atlántico (aprox. 6,000 km2 de sargazo).

Lo feo

 

Cuando el sargazo se descompone, libera una gran cantidad de gases a la atmósfera entre ellos CO2 y ácido sulfhídrico (H2S), un gas tóxico de un olor fétido (huevo podrído) el cual es altamente corrosivo para metales como las tuberías.

Adicionalmente, la descomposición de sargazo dentro del mar aumenta la cantidad de nutrientes en el agua que para el Mar Caribe significa propiciar el crecimiento de otras algas donde podrían crecer corales. Además, el sargazo reduce los niveles de oxígeno en el agua, provocando muerte de animales que no se mueven como corales, esponjas o moluscos y causa estrés por la reducción de la luz solar aumentando la mortalidad de los pastos marinos (hogar de muchas especies en sus etapas de larva o crías).

Lo bueno

 

El sargazo en mar abierto tiene una gran importancia biológica por ser un hábitat de refugio, servir de alimento y como medio de transporte de muchas especies que usan las hojas de sargazo para protegerse o camuflarse.

Así mismo, el cinturón de sargazo tiene un papel global en el secuestro de carbono de la atmósfera, contribuyendo al retiro del ~ 7% del contenido global de CO2 de la atmósfera (Milledge, 2016). Alrededor del 5% de este CO2 secuestrado de la atmósfera es retenido en el océano al ser transformado en calcita, lo que resultó en aproximadamente 19.3 millones de toneladas de CO2 secuestrado del año 2011 al 2019.

El resto del CO2 es secuestrado de la atmósfera por el sargazo como parte del proceso de fotosíntesis. Aproximadamente el 50% del peso seco del sargazo es carbono, principalmente derivado de esta absorción de CO2, por lo que cosechar 100 toneladas de biomasa de algas representa eliminar 183 toneladas de CO2 de la atmósfera. Lamentablemente una vez que la biomasa se degrada, produce CO2 que nuevamente vuelve a la atmósfera como gas de efecto invernadero

Existe una comisión científica internacional dedicada a la protección de este hábitat único, la cual se encarga de promover su cuidado, ya que ayuda a la reproducción y refugio de especies marinas de importancia comercial como los peces espada, marlín, pez dorado (mahi-mahi), así como de tortugas marinas y un sinfín de invertebrados que se han adaptado para vivir únicamente en estos tapetes flotantes.

Por esto, la gran cantidad de sargazo disponible actualmente y que además causa estragos ecológicos es una excelente materia prima que desde hace unos años ha sido reconocida por su potencial, resultando en 90 patentes en EUA relativas a sargasso tan solo en el año 2011 (Milledge, 2016) para múltiples fines como son: biocombustibles, materiales de construcción, fertilizantes, productos de papel, productos de cosméticos y para el cuidado de la piel, entre otros.

 

BioPlástico de Sargazo

 

En BioPlaster Research hemos desarrollado un bioplástico 100% biodegradable a base de sargazo.

Este se comercializa en forma de pellets con tiene características físicas muy similares a los plásticos contaminantes comúnmente utilizados (polietileno, polipropileno).

Las características de los pellets permiten el uso de las maquinas extrusoras (inyección y moldeo) empleados comúnmente para fabricar bolsas de plástico y otros productos desechables.

Nuestra formulación permite el ajuste de los tiempos de degradación, desde plástico soluble en agua, hasta una degradación extendida a un par de años, ampliando sus posibles aplicaciones.

 

 

Referencias

Wang, M., Hu, C., Barnes, B. B., Mitchum, G., Lapointe, B., & Montoya, J. P. (2019). The great Atlantic Sargassum belt. Science, 364(6448), 83–87. https://doi.org/10.1126/science.aaw7912

Milledge, J. J., & Harvey, P. J. (2016). Golden Tides: Problem or golden opportunity? The valorisation of Sargassum from beach inundations. Journal of Marine Science and Engineering, 4(3). https://doi.org/10.3390/jmse4030060

Hansen, J., Sato, M., Ruedy, R., Schmidt, G. A., & Lo, K. (2019). Global Temperature in 2018 and Beyond. http://www.columbia.edu/~jeh1/mailings/2019/20190206_Temperature2018.pdf

Marroquin, A., Swindall, K., Rodriguez, M., Quezada, A., & Cusaac, P. (2016). Make it Grow: The Effect of Fertilizer on Algae Growth. Journal of Introductory Biology Investigations, 5(3). https://undergradsciencejournals.okstate.edu/index.php/jibi/article/view/4044.

Paraguay-Delgado, F., Carreño-Gallardo, C., Estrada-Guel, I., Zabala-Arceo, A., Martinez-Rodriguez, H. A., & Lardizábal-Gutierrez, D. (2020). Pelagic Sargassum spp. capture CO2 and produce calcite. Environmental Science and Pollution Research, 27(20). https://doi.org/10.1007/s11356-020-08969-w

Imágenes de:

https://www.caribbeanreeflife.com/caribbean-reef-life-blog/record-breaking-amounts-of-sargassum-in-the-caribbean-what-is-it-and-where-is-it-coming-from

 

 

Comments (0)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*