ÁCIDO POLILÁCTICO

El ácido polilático (PLA) es un material sumamente versátil, se compone completamente de recursos renovables como maíz, trigo y otros productos ricos en almidón. Este material cuenta con múltiples propiedades que son equivalentes (e incluso mejores) a muchos plásticos producidos a partir de petróleo, lo que lo hace adecuado para una gran variedad de aplicaciones en el sector industrial y el sector salud.

En el sector industrial, el PLA tiene múltiples aplicaciones potenciales ya que cuenta con características sumamente útiles en comparación al PET, como una densidad más baja, alta resistencia al moldeado y doblado, además de ser más estables a la luz ultravioleta.

Por otro lado, en el sector salud el PLA se destaca por ser un polímero biodegradable y bioabsorbible (capaz de ser asimilado por los organismos vivos), esta cualidad le permite ser un material ideal para implantes de hueso, tejido e incluso suturas. Es importante destacar que la velocidad de bioabsorción puede ser regulada mediante diversas fórmulas.

Una de las características más importantes del PLA, es que es un plástico completamente compostable (material que se degrada biológicamente produciendo dióxido de carbono, agua, compuestos inorgánicos y biomasa sin dejar residuos tóxicos visibles o distinguibles) y reciclable.

El PLA es un polímero derivado del ácido láctico (ampliamente usado en la industria alimenticia como conservador y saborizante) producido en el importante proceso de glucólisis en mamíferos donde la glucosa es separada y oxidada para producir piruvato y lactato en la obtención de energía en forma de trifosfato de adenosina (ATP). Cabe destacar que el PLA es un poliéster, es decir, un polímero formado por monómeros de ácido láctico unidos por enlaces éster.

Cabe destacar, que el PLA en un material extraordinario debido a sus similitudes con el PET (respecto a su uso comercial) especialmente aquel relacionado con envases de gaseosas y fibras textiles, pero sin los efectos nocivos.

HISTORIA

Los recientes avances en la ciencia y la tecnología de los materiales han facilitado el desarrollo de una amplia variedad de métodos de síntesis de polímeros biodegradables. En 1997 la empresa Cargill dedicada a los negocios en el ámbito agropecuario y Dow Chemical, se asociaron para desarrollar un poliéster biodegradable sintetizado a partir de dextrosa.

La dextrosa es glucosa que se obtiene a partir de la biomasa (materia orgánica de origen vegetal o animal capaz de ser aprovechada para la producción energética). El descubrimiento realizado por las empresas mencionadas fue trascendental ya que transformaron el azúcar en plástico, ¿increíble cierto?. Actualmente, el proceso de transformación del ácido poliláctico (de azúcar a plástico), es comercializado por NatureWorks.

CARACTERÍSTICAS

El PLA es un polímero termoplástico (polímero que se torna flexible o moldeable al aumentar la temperatura y sólido al disminuirla) perteneciente a la familia de materiales conocida como bioplásticos, debido a que son derivados de recursos renovables como biomasa (cultivos generalmente ricos en almidón o glucosa). .

Las características físicas del PLA son similares a las del polipropileno, polietileno y poliestireno, por ello es posible manipularlo mediante maquinaria originalmente utilizada para plásticos de la industria petroquímica. Gracias a esto, es altamente rentable y sin duda una opción sencilla e inmediata para sustituir a los materiales plásticos que son dañinos para el medio ambiente.

El PLA se puede formular para ser rígido o flexible y puede ser copolimerizado con otros materiales. Asimismo, el PLA es capaz de manufacturarse con diversas características mecánicas dependiendo del proceso de fabricación.

NOTA: Le agradecemos ampliamente que se ponga en contacto con nosotros para poder ofrecerle la información completa, así como la ficha técnica del material.

INFORMACIÓN AMBIENTAL

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), actualmente los seres humanos producimos más de 300 millones de toneladas de residuos plásticos cada año, lo que convierte a este periodo histórico en el que se han producido mayores desechos, que posteriormente viajan a los océanos para contaminarlos y por consiguiente la contaminación del agua potable.

En la búsqueda de soluciones para la contaminación ambiental, una alternativa adecuada son los materiales biodegradables o compostables. Estos materiales se descomponen completamente en moléculas orgánicas sin dejar rastros dañinos para el medio ambiente, en contraposición al resto de materiales mayormente utilizados en la actualidad.

Los materiales biodegradables no contienen productos químicos derivados del petróleo, por lo tanto, representan una opción segura para el cuidado del medio ambiente. Cuando la temperatura es mayor a 50 grados centígrados el PLA se descompone completamente en CO2 y agua una vez compostado mediante la acción de microorganismos.

Debido al proceso mencionado, el tiempo de descomposición del PLA varía entre 6 meses y 20 años dependiendo de la forma en que se deseche. La forma óptima para hacerlo es en compostadores industriales que aceleran y vuelven más eficiente el proceso. El PLA no es un material perfecto, pero representa un paso hacia adelante en el desarrollo tecnológico y del cuidado del planeta.

CONSIDERACIONES PARA EL PROCESAMIENTO DEL PLA

Manejo

Este plástico se distribuye peletizado (proceso de compresión en forma esférica), por lo que puede ser procesado por extrusión, inyección, compresión y moldeado térmico mediante la misma maquinaria que originalmente es utilizada para plásticos de la industria petroquímica.

Usos

El PLA puede ser utilizado en el empacamiento de productos alimenticios y bebidas no alcohólicas, (aunque no es adecuado para retener líquidos calientes). Entre los usos principales del PLA están la fabricación de artículos de uso único o desechable de productos fríos como bolsas plásticas, platos, botellas de agua, vasos, caja de embalaje de frutas y ensaladas, cubierta de pastel, entre otros.

Impresión

De igual forma, el PLA es utilizado en la fabricación de películas plásticas y empaque de burbuja, como material para impresión 3D o en fabricación de tornillos, pasadores, varillas y placas, y muchos otros productos.

BIOPLÁSTICO A BASE DE SARGAZO

El sargazo es un macroalga flotante capaz de cubrir grandes extensiones marinas que es considerado un peligro ecológico. Su alta concentración produce la muerte de múltiples especies marinas debido, a que crea un barrera física impermeable a la difusión normal de oxígeno y luz solar a las especies.

En México, los estados que resultan afectados tienen que invertir grandes cantidades de su presupuesto para combatir esta situación, tan solo en el año 2018 (de acuerdo a la Declaratoria de Contingencia del mismo año), Quintana Roo invirtió más de 280 mdp para la limpieza y contención del sargazo.

Ante este panorama tan adverso, en BioPlaster Research hemos desarrollado alternativas para el manejo de esta macroalga usando el alginato de calcio extraído de la misma transformándolo en bioplástico. Esta formulación de bioplástico es completamente biodegradable y compostable con tiempos de degradación menores al PLA y con propiedades mecánicas modificables de acuerdo a las necesidades del cliente.

Manejo

Este plástico se distribuye peletizado (proceso de compresión en forma esférica), por lo que puede ser procesado por extrusión, inyección, compresión y moldeado térmico mediante la misma maquinaria que originalmente es utilizada para plásticos de la industria petroquímica.

Usos

El principal uso del bioplástico derivado de sargazo es para empaque de productos fríos, popotes, bolsas plásticas de rollo, platos, botellas de agua, vasos, filmes plásticos y empaques de burbuja.

PRODUCTOS DERIVADOS DE PLA Y SARGAZO

  • Popotes
  • Bolsas de rollo
  • Empaques
  • Filmes plásticos
  • Vasos

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuánto tiempo tardan en degradarse los productos biodegradables y compostables?

Los tiempos de degradación de cualquier material biodegradable o compostable dependen fuertemente de las características físicas y químicas del material, así como la forma desecho y el medio.

En el caso del PLA, es necesaria una temperatura de 50 grados centígrados, humedad y microorganismos para la degradación, por lo que se sugiere desechar en composta, esperando un tiempo de degradación de 5 años, los cuales podrían prolongarse en el caso de que el desecho se realice en un tiradero.

El bioplástico de sargazo resulta más susceptible a degradación en condiciones menos especiales debido a su composición química. Esta rápida degradación compromete algunas propiedades físicas del material haciéndolo menos duro y limitando su aplicación en algunos usos como fabricación de tornillos plásticos, entre otros.